Radicali.it - sito ufficiale di Radicali Italiani
Notizie Radicali, il giornale telematico di Radicali Italiani
cerca [dal 1999]


i testi dal 1955 al 1998

  RSS
lun 15 apr. 2024
[ cerca in archivio ] ARCHIVIO STORICO RADICALE
Conferenza Partito radicale
Cicciomessere Roberto - 12 marzo 1991
Paralizada toda iniciativa del Partido radical
Sergio Stanzani y Paolo Vigevano

SUMARIO: Anuncio, por parte del secretario y del tesorero del Partido radical, de la congelación de toda iniciativa debido a la crisis financiera del partido.

(Notizie Radicali nº 124 del 17 de junio de 1988)

La habíamos definido "una razonable locura".

Por el contrario puede acabar convirtiéndose en un sueño imposible.

Tal y como están las cosas, el proyecto de transformar el Partido radical en el primer partido transnacional de su historia política europea corre el riesgo de no lograr cobrar forma, y de romperse en pedazos ante la falta de medios, los obstáculos y las dificultades.

Y puesto que es imposible volver atrás ante un proyecto que habíamos considerado irrenunciable, esencial para el futuro del Partido radical, su fracaso corre el riesgo de convertirse en el punto final del acontecer político radical.

La ocasión se debe una vez más a la situación financiera en la que se encuentra el Partido. Pero para un partido como el nuestro, las cifras, los déficits, las cuentas no son más que la señal que advierte de otras dificultades. El congreso nos había dado dos objetivos: lograr treinta mil inscritos no italianos antes del próximo congreso y hallar cuatro mil millones de liras de autofinanciación (lo que supone por lo menos confirmar los diez mil inscritos italianos de 1987).

Eran las condiciones mínimas para poder realmente hablar de un partido transnacional, es decir de un partido compuesto por algunos miles de ciudadanos de distintos países con objetivos comunes de lucha política, conscientes de que los grandes problemas de nuestra época no se pueden seguir gobernando en un contexto nacional. Somos por el momento cerca de quinientos inscritos no italianos, por lo que estamos muy lejos de la cifra mínima de los tres mil que el congreso no había establecido. Pero nos aleja más todavía la crisis financiera que nos obliga a reducir a cero, a congelar todos los programas de gasto, todas las iniciativas políticas que habíamos previsto. Nos aleja más aún el nivel alcanzado hasta el día de hoy por los inscritos italianos.

Hemos decidido, antes de someter la situación al Consejo federal, exponer estas cifras - las cifras de lo que puede acabar siendo nuestro fracaso - a los compañeros y a los amigos del partido radical, a los que ya están inscritos y a los que han considerado que no tenían que hacerlo, a los que - aun creyendo que no debían inscribirse - han sido simpatizantes o lo han apoyado, o participan en alguna de las iniciativas políticas del Partido radical.

Con este periódico exponemos las cosas que nos habíamos propuesto hacer y que no tendremos los medios para hacer.

No podremos ocuparnos de los derechos humanos y de democracia en la Urss y en los países del Este, de la pena de muerte en los Estados unidos, de los Estados unidos de Europa, de acción política común para combatir el ozono y el efecto sierra, la desertización o la deforestación que ponen en entredicho el provenir del planeta. No podremos ocuparnos de Israel y de la cuestión palestina, ni de la crisis de Yugoslavia en nuestras fronteras, trabajando tal y como habíamos empezado a hacer para indicar el camino maestro de la adhesión a la Comunidad europea (y a la democracia política).

No podremos garantizar el trabajo necesario para permitir que nazca la gran liga internacional contra el prohibicionismo en materia de droga. Ni podremos contar con los instrumentos mínimos de comunicación y de traducción, para atravesar aquellas barreras lingüísticas sin las que no es posible ni tan siquiera entrever y superar las barreras nacionales, y ser realmente, por encima de las fronteras, un partido transnacional.

Es imposible, a través de ello fundar y constituir el partido transnacional de los derechos y de la no violencia, de los Estados Unidos de Europa, del derecho a la vida y de la vida del derecho?

Nos dirigimos a vosotros, a todos vosotros, queridos compañeros y queridos lectores, para intentar salvar esta posibilidad.

Si los miles de compañeras y compañeros italianos que no se han inscrito lo hiciesen...

Si los que no se han inscrito nunca se inscribiesen por primera vez...

Si en Yugoslavia y en España, en Polonia y en Portugal, en Bélgica y en Francia, pero también en Gran Bretaña y en Alemania, en Holanda, algunos cientos de amigos de dichos países aceptasen ser con nosotros fundadores y miembros de este partido....

Si aquellos que consideran que los proyectos que habíamos previsto y programado deben realizarse, se organizasen para financiarlos y realizarlos...

Muchas hipótesis que nos impulsan a hacer este periódico, a dirigiros este llamamiento, a pediros vuestro compromiso y vuestra ayuda.

Nada de lo que habíamos escrito y pensado ha cambiado. Hoy más que nunca consideramos necesaria esta "razonable locura", que parece imposible. Hoy más que nunca consideramos que es necesario construir no alternativas nacionales, sino alternativas transnacionales, si queremos que la política vuelva a ser gobierno de los grandes problemas de nuestra época y no simple administración del poder, y sólo consumo de lo existente.

Tal vez todavía estemos a tiempo para impedir que todo ello no se realice. No somos capaces de llevar a cabo los programas que habíamos planteado. Pero podemos una única campaña, para que todos juntos impidamos la liquidación de todo el proyecto. Tal vez se creen entonces las condiciones para reanudar dichos programas.

 
Argomenti correlati:
stampa questo documento invia questa pagina per mail