Radicali.it - sito ufficiale di Radicali Italiani
Notizie Radicali, il giornale telematico di Radicali Italiani
cerca [dal 1999]


i testi dal 1955 al 1998

  RSS
sab 18 mag. 2024
[ cerca in archivio ] ARCHIVIO STORICO RADICALE
Archivio Emma Bonino commissario UE
El Pais - 17 aprile 1995
EL PAIS - OPINION: NEGRO COMO EL FLETAN

17 aprile 1995

________

SOMMARIO. Certamente collegato con l'articolo di J.C. Gonzalez, anch'esso in Archivio, un lungo pezzo informativo non firmato con gli elementi di cronaca e le valutazioni relative alla "guerra del Fletan". Secondo l'articolista, l'accordo è pessimo, perché modellato sulle richieste del Canadà che, per ottenerlo, ha giocato sull'effetto delle sue iniziative: cedendo sulle quali ha lasciato credere di essere rientrato nella ragionevolezza, mentre intanto strappava i risultati veri su cui puntava. Ma, nelle ultime due righe, l'articolo confessa che il problema di fondo esisteva anche prima del conflitto: e sta nel fatto che la flotta spagnola, una delle più importanti al mondo, deve pescare in acque internazionali e dunque rischia di incontrare ormai sempre più seri ostacoli, mentre le riserve ittiche stanno esaurendosi.

El acuerdo entre Canadà y la Unión Europea que pone fin al conflicto revelado por la captura del congelador espanol Estai, hace cinco semanas, no puede considerarse bueno para los intereses españoles. El ministro canadiense de Pesca ha sintetizado el resultado diciendo que su pais podrà capturar el triple que en 1994, mientras que la Union Europea (UE) verà reducida su cuota a un quinto de lo pescado en la zona el pasado año. La realidad es algo màs matizada, pero resulta dificil saber si, como ha manifestado el Gobierno español, se trata del "unico acuerdo posible": la UE no ha llegado verdaderamente a forzar la mano de su interlocutor con medidas comparables a las que éste habia puesto sobre la mesa. Lo cierto es que fue Canadà el que provocó el conflicto, recurriendo a métodos ilegales, con la intención de forzar una negociación. Esa negociación se ha producido en los términos plantedos por ese pais, aùn esa es su victoria.

Para anotársela, Canadá ha practicado una politicia de hechos consumados. Extendió de hecho su zona de esclusión mas allá de las 200 millas, y se arrogó el derecho a capturar los buques que faenaran en esas aguas. Forzó asi una negociación en la que sólo cede renunciando a aquello que habia impuesto de manera unilateral y abusiva. Eso permite a la otra parte, en este caso la UE, decir que ha conseguido "restablecer el derecho internacional": el fuero. Si además las pretensiones canadienses son desmesuradas (pasar del 12% al 60% del total de capturas autorizadas) se garantiza tambien el huevo: un aumento sustancial, incluso cediendo algo en la negociacion. Frente a esa estrategia, la UE no ha sido capaz de articular una presión economica eficaz. Algo que no parecia imposible a la vista de una balanza comercial netamente favorable a Canada, que exporta a los paises de la UE por un valor de 300 millones de ecus, mientras que sus importaciones no superan los 20 millones.

En ese aspecto, la negociacion ha puesto de relieve que el peso de los socios ibéricos en la Europa de los Quince es insuficiente para forzar una amenaza seria de los principales paises de la Union en ese terreno: el unico que podria inquietar a Ottawa. Porque lo de exigir visados a los turistas canadienses o la insinuacion de medidas aùn más terribles ha debido inquietar al ministro Tobin y sus secuaces tanto como al capitan Garfio y los suyos las amenazas de Peter Pan.

El ministro Atienza argumenta que el acuerdo será mejor valorado con el tiempo, y defiende que lo importante es el porcentaje -ese 41% garantizado a la flota comunitaria; en la practica, ibérica - y no la cifra total de capturas. Lo primero está por ver, aunque tal vez acabe teniendo razón: cada vez son mayores las exigencias de los paises en cuyas aguas, o sus inmediaciones, faena la flota espanola. Y respecto a las cifras, es cierto que se ha hecho mucha demagogia. La reduccion del total de capturas autorizadas de 63.000 toneladas a 27.000, aprobada a fines de 1994 por el organismo internacional competente, ya suponia recortar drasticamente las posibilidades de la flota española. Por tanto, la comparación no hay que hacerla con las 45.000 toneladas de 1994, sino con las capturas posibles a partir de 1995 y que en el mejor de los casos no superarian las 17.000 toneladas. Y con el limite absurdo de 3.500 toneladas que pretendia atribuir a la UE la Organización de Pesca del Atlántico Norte (NAFO), y cuya no a

ceptación por España y Portugal provocó la escalada canadiense.

Por eso, una vez que se apaguen los ecos de las comprensibles pero poco realistas bravatas escuchadas ayer, el sector haria bien en prepararse para un porvenir que, si es cierto que se presenta bastante negro, ya lo estaba antes de que los canadienses apresasen el Estai. Porque el problema de fondo es que España tiene una de las flotas mayores del undo, pero el 70% de lo que pesca procede de aguas exteriores. Y por eso es un pais tan interesado como el que más en una regulacion que evite el agotamiento de los recursos.

 
Argomenti correlati:
commissione ue
stampa
pesca
opano
tac
fletan
ippoglosso
accordo
battello
stampa questo documento invia questa pagina per mail