Radicali.it - sito ufficiale di Radicali Italiani
Notizie Radicali, il giornale telematico di Radicali Italiani
cerca [dal 1999]


i testi dal 1955 al 1998

  RSS
lun 26 feb. 2024
[ cerca in archivio ] ARCHIVIO STORICO RADICALE
Archivio federalismo
Vidal-Folch Xavier - 20 ottobre 1994
UE: mercado común con América del Sur.

LA UNION EUROPEA LANZA EL AMBICIOSO PROYECTO DE CREAR UN MERCADO COMUN CON AMERICA DEL SUR

Xavier Vidal-Folch

SOMARIO: La Comisión Europea aprobó ayer el proyecto de crear un mercado común de 560 millones de consumidores, junto con la región sureña de América Latina, para el año 2001. El acuerdo entre la Unión Europea (UE) y Mercosur será el primero firmado entre dos bloques regionales. La asociación euro-suramericana rivalizará con el área del Tratado de Libre Comercio (TLC) establecida entre EEUU, Canadá y México. El interés primordial de la Europa comunitaria es no perder cuota de mercado en el área - como sucederá si todo sigue igual que ahora -, sino aumentarla.

(El Pais, 20-10-1994)

El plan, iniciativa del vicepresidente de la Comisión, Manuel Marín, pasará a ratificación en la cumbre que los jefes de Estado y de Gobierno de los Doce celebrarán en Essen a principios de diciembre. Mercosur (Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay, con Chile y Bolivia en la sala de espera) y la Unión Europea firmarán un "acuerdo pionero en su género, por vez primera de región a región, sobre la base de los acuerdos de libre cambio", destacó Manuel Marín al presentarlo.

La asociación tendrá dos fases. Una, preparatoria, durará hasta 2001, fecha en que los países de Mercosur tienen previsto culminar su unión aduanera. En este plazo, funcionará un acuerdo interregional de cooperación económica y comercial y se incrementará el apoyo técnico europeo para ayudar a estos países en su proceso de integración, poniendo a su disposición la experiencia de la Unión Europea. Si el proyecto se aprueba en Essen, este primer pacto podría firmarse en el segundo semestre del año próximo, bajo presidencia española.

En 2.001, una vez que la union aduanera de Mercosur sea una realidad, empezará la segunda fase, de asociación más estrecha en todas las materias (incluida la política) pero especialmente en las comerciales. Se trata de "establecer progresivamente una zona de libre cambio en el ámbito industrial, así como una progresiva liberalización recíproca y progresiva de los intercambios agrícolas", según el texto aprobado ayer.

Para la Unión Europea, el sur del sur americano "es una zona económica emergente de gran interés", subrayó el vicepresidente de la Comisión, tanto por su dinamismo como porque Europa es su principal socio comercial, inversor y prestador de fondos de cooperación.

Más peso que el TLC

El peso económico de la nueva área de libre comercio - sin añadirle los próximos Estados miembros de las dos zonas - supera al del Tratado de Libre Comercio norteamericano. El PIB conjunto Unión Europea-Mercosur fue de 7,38 billones de dólares (unos 960 billones de pesetas) en 1992, mientras que el del TLC alcanzó los 6,76 billones de dólares (cerca de 880 billones de pesetas) en 1992. El acuerdo creará un mercado de 560 millones de consumidores (de hoy), frente a los 360 millones del TLC.

La negativa estadounidense a ampliar hacia Mercosur su asociación con México (el famoso fast crack) y el miedo a la marginalización, han lanzado a estos países en brazos de la Unión Európea, y por el puente entre Europa y América que se supone es España empieza a circular algo (ver despiece) más que retórica.

Mercosur tiene en la UE al principal socio comercial, que copó en el período 1985-1992 el 26% del total de sus intercambios frente al 21,5% de Norteamérica. Este flujo arroja un superávit para los suramericanos de cerca de medio billón de pesetas. Pero desde 1990 la Unión Europea ha incrementado mucho sus exportaciones a la zona: más de un 40%, por ejemplo, entre 1992 y 1993, "consagrándola como el mercado más dinámico para los exportadores europeos", según constata el documento aprobado ayer. Entre éstos, la parte del león se la llevan alemanes, italianos y franceses, con un 73% de las importaciones y el 56% de las exportaciones.

Lo decisivo es que el sur de América Latina es una zona emergente. Su comercio exterior crece al ritmo del 10 % anual; los intercambios entre sus Estados miembros se han doblado entre 1990 y 1993; y los establecidos con el resto de América Latina han crecido a un ritmo del 20% anual desde 1990. Chile y Bolivia esperan poder incorporarse muy pronto a esa próspera asociacion.

También la UE es el primer inversor extranjero en la zona "donde se sitúa el 70%" del total de inversiones en el subcontinente. Sectorialmente, la industria es la cabecera (70% de las inversiones).

Pero si esta implantación resulta favorable hoy, puede cambiar a peor en el futuro. Los técnicos de la Comisión han calculado que, de seguir así las cosas, la actual cuota de mercado de las exportaciones e importaciones europeas, hoy del 26,8% (frente al 21,5% de Estados Unidos) descendería al 22% (frente al 15% norteamericano), para el año 2000, tal como se refleja en el primer cuadro; el sureste asiático y el resto de latinoamericanos se harían con el mercado perdido por unos y otros. Y se acrecentería, en consecuencia, el actual déficit comercial de la Unión Europea.

Ganancias para la UE

El segundo cuadro indica qué ocurrirá si se establece el mercado común euro-suramericano: la cuota comercial comunitaria, en lugar de retroceder desde el 26,8% al 22%, ascenderá al 36%. Así, el nuevo mercado interregional supondrá notorias ganancias de mercado para la UE; los intercambios crecerán al 11,5%, contra el 7,5% de otras regiones. El acuerdo supondrá el "desplazamiento de algunas clases de importaciones" que Mercosur realiza "actualmente con otros socios" en aeronáutica, electrónica, material eléctrico y automóvil.

El documento de la Comisión argumenta su proyecto en el hecho de que la liberalización del comercio mundial y la ratificación de la economía de mercado "reducen los márgenes para las naciones que actúan aisladamente". Ello genera el riesgo de que "aparezcan bloques regionales cerrados".

La apuesta de la Unión Europea es que los movimientos de integración y regionalización "se lleven a cabo en un espiritu de apertura". Ponerlos en marcha con otras zonas, incluso alejadas, es una cuestión de supervivencia para la Europa comunitaria, porque dos tercios de la exportación que no va a países de la Organización de Cooperación y Desarrollo Europea (OCDE) "se dirige hacia las zonas emergentes de Asia y de América Latina".

Xavier VIDAL-FOLCH

 
Argomenti correlati:
El Pais
UE
stampa questo documento invia questa pagina per mail