Radicali.it - sito ufficiale di Radicali Italiani
Notizie Radicali, il giornale telematico di Radicali Italiani
cerca [dal 1999]


i testi dal 1955 al 1998

  RSS
mer 21 feb. 2024
[ cerca in archivio ] ARCHIVIO STORICO RADICALE
Archivio Partito radicale
Friedman Milton - 26 aprile 1992
LA GUERRA DE LAS DROGAS ESTA PERDIDA
El Nobel norteamericano Milton Friedman defiende la legalización del mercado de estupefacientes

Der Spiegel

SUMARIO: Para el laureado economista Milton Friedman, de 79 años, todos los intentos de abordar el problema de las drogas con leyes penalizadoras y medidas policiales están condenados al fracaso. Friedman, padre del monetarismo e inspirador de caso todos los economistas liberales, lucha desde hace años por una liberalización total de todos los estupefacientes. En su opinión, con la intervención estatal sólo se conseguirá un mercado de las drogas con precios abusivos, que favorecerá la aparición de sindicatos criminales.

("Der Spiegel", publicado por "EL PAIS" el domingo 26 de abril de 1992)

Para el laureado economista Milton Friedman, de 79 años, todos los intentos de abordar el problema de las drogas con leyes penalizadoras y medidas policiales están condenados al fracaso. Friedman, padre del monetarismo e inspirador de caso todos los economistas liberales, lucha desde hace años por una liberalización total de todos los estupefacientes. En su opinión. con la intervención estatal sólo se conseguirá un mercado de las drogas con precios abusivos, que favorecerá la aparición de sindicatos criminales.

Pregunta. El Gobierno de Estados Unidos gasta 12.000 millones de dólares (1,2 billones de pesetas) al año en su guerra contra la droga, aunque la victoria parece más lejana que nunca. Cómo se explica esto?

Respuesta. Cómo se explica que el régimen comunista de la URSS fuera un desastre o que la RDA tampoco tuviera éxito?

P. Hablábamos de la política de drogas norteamericana.

R. Que, sin embargo, tiene todas las características de un programa socialista. Cuando una empresa privada fracasa, hay pérdidas, mucha gente pierde dinero. Por ese motivo tiene un gran interés en poner en marcha lo más pronto posible una solución. Por el contrario, un Gobierno cuyo programa amenaza con fracasar no puede ni reconocer gallos, ni pagar los costes de su propio bolsillo.

P. Desde cuándo observa esta tendencia?

R. La guerra contra las drogas [en EE UU] la inició Richard Nixon en 1969. La empresa fracasó; sin embargo, en los años setenta se continuó a poco gas. Luego, se reavivó durante la época del presidente Reagan, quien la amplió, principalmente en Florida, pero tampoco pudo ganarla. después vino el señor Bush, que proclamó la guerra total y nombró un zar de la droga, William Bennett, en medio de un gran alboroto.

P. Sin embargo, sólo permaneció 20 meses en el puesto.

R. Benett dimitió después de haber dicho a todo el mundo que las medidas organizadas por él habían sido un éxito. Sin embargo, éste no era el caso. Ya en 1972, yo había predicho el fracaso del programa antidroga del Gobierno de Nixon y había exigido la libre concesión de drogas. No tengo ningún motivo para modificar aquel dictamen.

P. Usted pide la legalización de las drogas.

R. Estoy a favor de la abolición de la prohibición presente, y abogo porque las drogas se consideren exactamente de la misma manera que en la actualidad se consideran el alcohol y el tabaco.

P. Cuya venta es legal.

R. Con ciertas limitaciones. El alcohol sólo se vende a mayores de edad y en muchos lugares sólo en tiendas del Estado federal correspondiente.

P. Condición previa para una legalización del mercado de las drogas sería la modificación de las leyes correspondientes. De quién espera usted que parta la iniciativa?.

R. En primer lugar, el principal obstáculo debe ser eliminado por el Congreso de EE UU en Washington; después, los propios Estados pueden llevar a cabo la regulación más precisa.

Fabricación legal

P. Quiénes deben elaborar las drogas?

R. Aquellos que pueden hacerlo mejor: la industria farmacéutica.

P. De dónde recibiría la industria farmacéutica las materias primas necesarias en un mercado de las drogas legalizado?

R. Ya lo regulará el mercado.

P. Se imagina plantaciones de amapolas en Kansas o de marihuana en California?

R. Por qué no? a pesar de que la policía ha comenzado la extinción masiva de la marihuana, ésta sigue estando allí. La marihuana juega un papel clave en la política de drogas de EE UU. Aunque no se conoce un solo caso en el que alguien haya muerto por sobredosis de marihuana y docenas de investigaciones científicas la califican como inofensiva, se ha declarado la guerra a la hierba.

P. En un mercado libre de las drogas, haría usted alguna diferencia jurídica, por ejemplo, entre marihuana y cocaína?

R. Igual que con el alcohol y los cigarrillos, las consideraría totalmente iguales. No es delito comprar aguardiente, pero sí lo es conducir borracho. Lo mismo ocurriría con las drogas.

P. Para utilizar el mercado de las bebidas alcohólicas como ejemplo: se imagina ya la heroína-light o cocaína para principiantes como oferta especial en su tienda de ultramarinos?

R. Por qué no? También tenemos cerveza light y vino con menos alcohol. Para ambos, evidentemente, hay un mercado. En esta discusión, sin embargo, no deberíamos olvidar algo: el principal beneficiado en un mercado de las drogas legalizado es el consumidor, ya que las drogas legales serían mucho más limpias, su cantidad de aditivos estaría indicada, el peligro de sobredosis disminuiría....

P. .... y el número de adictos aumentaría perpendicularmente, opinan los críticos.

R. No existe ni una sola investigación empírica que apoye este argumento. Más bien al contrario. El levantamiento de la prohibición sobre el alcohol no ha conducido a largo plazo a un aumento de su consumo. De hecho, el número de muertes causadas por el alcohol retrocedió inicialmente porque el alcohol era más puro. Y después de despenalizarse en Holanda, disminuyó el consumo de marihuana. Existen datos parecidos en Alaska, donde la posesión de cocaína para el consumo privado no se persigue penalmente desde hace años.

P. Este tipo de argumentos no parecen impresionar a los guerreros de la droga.

R. Lo admito, hay argumentos más contundentes. Lo cierto es que los Estados del interior se están destruyendo como consecuencia de la política de drogas actual: Cada año aumenta en 10.000 el número de muertes por esa causa, las cárceles están saturadas, queda poco tiempo para la persecución de otros crímenes que no tienen que ver con las drogas . Es casi imposible citar algún resultado positivo de la guerra contra la droga, y aún no he hablado de las consecuencias en Perú, Colombia o Panamá...

P. ... donde la Administración de Bush ha extendido su guerra antidroga.

R. Una medida totalmente imperdonable. Con la incursión de nuestros soldados, helicópteros y equipos especiales destrozamos estos países sólo porque no podemos hacer cumplir en nuestra casa nuestras propias leyes.

Beneficio para el Estado

P. También el Estado ganaría, ya que controlaría las drogas legales como ya lo hace ahora con el alcohol y el tabaco.

R. Seguro. Aunque, por supuesto no es mi intención conseguir una nueva fuente de ingresos para el Estado cuando pido la legalización.

P. Al no haberse conseguido ningún éxito visible en las décadas que dura ya la guerra contra las drogas, se baraja la hipótesis de que importantes fuerzas en la escena política y fuera de ella estén haciendo valer su dinero e influencias para evitar el éxito.

R. Cualquier motivo imaginable apoya la hipótesis de que las personas que ganan dinero en el mercado de las drogas harán todo lo posible para asegurar su fuente de ingresos. No es un ejemplo de una teoría de conspiración, sino el comportamiento visible de los componentes del sector industrial. En esto, los barones de la droga no se comportan de manera diferente a los del automóvil.

P. También se verían alcanzados por la legalización de las drogas las ufanas autoridades encargadas de la persecución de las drogas?

R. Los perseguidos y los perseguidores tienen en cierto modo un interés común. A los proveedores y a los vendedores de droga la prohibición les asegura unos buenos ingresos. Esto también es válido para aquellos que les persiguen. Sus status se ven incrementados, ven aumentado el salario, se les asegura la popularidad y buenas carreras.

 
Argomenti correlati:
antiproibizionismo
legalizzazione
der spiegel
stampa questo documento invia questa pagina per mail